No puede realizar pedidos desde su país. United States

UN MUNDO SIN ODOTOLOGÍA:

UN MUNDO SIN ODOTOLOGÍA:

¿Cómo sería nuestra calidad de vida sin no existiera esta importante profesión?

¿Alguna vez se te ha pasado por la cabeza imaginar cómo sería nuestro mundo actual, sin la odontología? Sería impensable contemplar la posibilidad de que en nuestra sociedad moderna, donde contamos con importantes desarrollos tecnológicos, artísticos y científicos; no podamos solucionar los problemas de los que se encarga la odontología.

Para poder imaginar un mundo sin odontología; tenemos que remontarnos a miles de años atrás para entender las problemáticas de salud oral más comunes de los humanos. Acompáñame a este interesante viaje!

PROBLEMAS DEL AYER, SOLUCIONES DE HOY

Históricamente las enfermedades del pasado más comunes fueron la viruela, poliomelitis, neumonía y otras de origen parasitario. Sin embargo los problemas dentales fueron frecuentes debido a que no existían los métodos preventivos para una correcta salud oral.

Los problemas orales más frecuentes estaban relacionados con los abscesos, este tipo de problemas causaban mucho dolor e infecciones severas. Los egipcios trataban este tipo de problemas con pequeñas cirugías donde se drenaba el pus y se extraía la pieza dental de ser necesario.  

LOS ETRUSCOS, PREDECESORES DE LOS IMPLANTÓLOGOS

Los etruscos fueron el pueblo antecesor a los romanos, solían ser muy habilidosos con los metales y la cerámica destacando por sus avanzadas técnicas de manipulación de estos materiales. A tal punto que utilizaron su destreza manual para crear las primeras prótesis e implantes dentales hechos de metal.

Su técnica consistía en tomar unas delgadas láminas o hilos de oro blando muy puro, con estas tiras envolvían los dientes sanos y fijaban las prótesis que por lo general eran hechas por dientes de humanos ya fallecidos o animales jóvenes como bueyes o vacas.

SANTA APOLONIA, MARTIR Y PATRONA DE LOS ODONTÓLOGOS

Apolonia era una mujer pagana que vivió en Alejandría a mediados del siglo III D.C. que abrazó la fe cristiana, llevando su mensaje a muchas personas; durante la persecución a los cristianos Apolonia fue aprehendida y torturada de una forma terrible, según nos cuenta la historia: “Se le animó a renegar de su fe amenazándola de que la iban a quemar en la hoguera. Uno de los guardias la golpeó con tanta fuerza que le tumbó varios dientes, al ver que ella no se doblegaba ante sus verdugos, decidieron arrancarle uno a uno sus dientes. Sin embargo ella se mantuvo firme a sus convicciones”. Apolonia Fallece siendo una anciana que posteriormente es canonizada y nombrada patrona de los dentistas debido a su innombrable sufrimiento.

ESTÉTICA PRECOLOMBINA Y MARCAS DE GUERRA

Los mayas y otras culturas indígenas, tenían por costumbre incrustar piedras preciosas en sus dientes; aún no está claro si estas modificaciones se hacían con alguna intención religiosa, de estatus social o simplemente eran un procedimiento estético.

Pero lo que sí sabemos es que este proceso era demasiado doloroso y debía realizarse por un experto: Tomaban un taladro manual con el que perforaban el diente del tamaño deseado para incrustar una gema y luego colocar empastes naturales para fijarlo. Si este procedimiento no se hacía correctamente se podría dañar el nervio y causar un intenso dolor.

Los vikingos solían hacer marcas horizontales en sus dientes con el fin de demostrar temeridad a sus rivales (Si eran capaces de infringirse tanto dolor a ellos mismos, imagina lo que podrían hacerle a sus enemigos).

Las modificaciones dentales e incrustación de joyas aún se hacen hoy en día y su finalidad es simplemente estética.

PRIMERAS PRÓTESIS (ESTÉTICA + FUNCIONALIDAD)

Ahora nos trasladamos a París en el año 1774, cuando el químico Alexis Duchâteau utilizaba una prótesis de marfil hecha con los dientes de un hipopótamo. Ésta prótesis no era nada cómoda; además expedía mal olor; por esta razón tenía que utilizar otro tipo de productos que le ayudaran a enmascarar el hedor.

Para entonces había tenido una grandiosa idea: Crear una prótesis de porcelana; así que se dirigió a la fábrica de monsieur Guerhard, en París donde después de muchas pruebas e intentos, no logró conseguir algo que le fuese funcional.

Para entonces sin darse por vencido, se apoyó en un dentista francés con quien logró la “Prótesis ideal”, sin embargo debido a lo costoso de su desarrllo y al tiempo que demandaba realizar una de estas; las prótesis dentales no fueron del interés del público en general.

No fue sino hasta el siglo XIX que el dentista Giuseppangelo Fonzi, diese con un importante avance: Después de haber descubierto el invento de Duchaeteau en Paris, trato de hacer lo suyo creando dientes individuales terrometálicos, aprovechando los tintes ya creados por Duchateau para darle mayor naturalidad a los dientes.

Después de varios intentos, logró que Academia Nacional de Medicina de París certificaran su invento. Al que le aportó una mejora a la hora de hacer los moldes para los dientes, mediante el uso de escayola.

CONCLUSIÓN

Después de éste recorrido histórico, nos damos cuenta de la importancia de la profesión de los odontólogos para la salud física y psicológica de las personas. En la actualidad nos resulta muy difícil imaginar un mundo sin estos profesionales; sin embargo tener este tipo de reflexiones nos ayuda a entender lo importante de su labor.

Para desarrollar tus actividades profesionales siempre debes contar con los mejores instrumentos, equipos y materiales; por esta razón te invitamos a que conozcas nuestro e-commerce: www.lamuela.com.co donde encontrarás “lo que necesitas para desarrollar tu profesión a tan solo un click de distancia”.